Clarinete

CLARINETE.jpg
El clarinete es un instrumento musical de la familia de los aerófonos. Dentro de la orquesta, se encuentra en la sección del viento-madera, junto a la flauta, el oboe, el corno inglés y el fagot.



Descripción


El clarinete pertenece, al igual que la flauta, el oboe y el fagot, a la familia orquestal del viento-madera. Es un aerófono de lengüeta simple. Se construye en madera (tradicionalmente de ébano o granadillo),[1] ebonita[2] o ABS y su perfeccionamiento, en el siglo XIX, con un sistema de llaves mejorado lo situó en un lugar privilegiado entre los instrumentos. La belleza de su timbre lo hace apto para interpretar pasajes como solista además de ser un instrumento de enorme agilidad y sonoridad, en especial para la ejecución de trinos y cromatismos.

Se compone de:

  • Una boquilla (que normalmente está fabricada en ebonita o en cristal) con una lengüeta (o caña) sencilla sujeta a ella por una abrazadera.
  • Un tubo de orificio cilíndrico compuesto por varias piezas de madera dura (ébano, granadilla) o resina sintética llamadas: barrilete, cuerpo superior y cuerpo inferior. En estos dos últimos existen agujeros y llaves que se tapan o se presionan con los dedos. Algunos agujeros se cierran con las llaves presionadas o sin presionar.
  • Un pabellón o campana.

El nombre proviene al añadir el sufijo -et, que significa pequeño, a la palabra latina clarino, que significa trompeta (pequeña trompeta). En el Barroco generalmente se utilizaba para sustituir a ese instrumento, debido principalmente a su capacidad para realizar cromatismo, cosa imposible de conseguir en la trompeta natural.

El timbre del clarinete es rico en matices y posibilidades expresivas. Junto a la flauta y el violín es el instrumento más ágil de la orquesta; puede emitir cualquier matiz extremo en cualquiera de sus registros, lo que hace de este instrumento una voz sumamente versátil, dicha capacidad de emitir matices extremos en cualquier registro es única entre todos los instrumentos de viento. También es uno de los instrumentos con una de las extensiones más grandes en su registro: el soprano alcanza más de cuatro octavas (desde un mi2 y por encima hasta las posibilidades del músico) y los modernos clarinetes bajos ampliados sobrepasan las cinco octavas.

Su característico timbre se debe a la geometría cilíndrica de su cuerpo, lo que produce una casi anulación de los armónicos pares, lo que —desde el punto de vista espectral— lo hace parecido a una onda triangular. Como consecuencia, cuando el ejecutante abre el portavoz, el salto de nota no es de ocho notas como en el oboe, el fagot (cuya geometría es cónica) o la flauta (en la que, aun siendo cilíndrica, el tubo es un cilindro abierto), sino de doce (o sea, una octava más una quinta). El segundo armónico (par) ha sido ignorado. El sistema más generalizado actualmente en el diseño de las llaves del clarinete es el Böehm.

Se han escrito grandes obras y conciertos para el clarinete, entre los que destaca uno de los conciertos mejor valorados de la historia, el Concierto en La Mayor para clarinete y orquesta de Wolfgang Amadeus Mozart.

Historia


El clarinete tiene su origen en un antiguo instrumento popular francés: el chalumeau (salmoé), que era un instrumento de lengüeta simple con 7 agujeros. En el siglo XVII un clarinetista alemán llamado Johann Christoph Denner le agregó una llave para el pulgar de la mano izquierda (portavoz), que permitía producir una nueva gama de sonidos, una duodécima por encima de la nota original. Esto marca el comienzo de la evolución del instrumento hasta su estado actual, en el que hay fundamentalmente dos tipos de clarinetes según el mecanismo: El sistema Boehm usado en casi toda Europa, Asia y América y el Öhler utilizado en Alemania, Austria y algunos países de ese entorno.

Igualmente el clarinete ha participado en la revolución musical que supuso, y supone, el jazz. Desde su integración incontestable en las primeras agrupaciones jazzísticas y en las big bands hasta la existencia de grandes instrumentistas de jazz que tomaron el clarinete como vehículo de expresión.

Ejemplos de clarinetistas destacados en diferentes estilos:

Clarinete clásico:

  • Sabine Meyer
  • Paul Meyer
  • Martin Fröst
  • Karl Leister
  • Alessandro Carbonare
  • Phillippe Cuper
  • Sharon Kam
  • Walter Boeykens
  • Anthony Pay

Clarinete de jazz:

  • Sidney Bechet
  • Johnny Dodds
  • Benny Goodman
  • Buddy di Franco
  • Artie Shaw
  • Milenko Stefanović

Clarinete bajo:

  • Eric Dolphy
  • Louis Sclavis
  • Theo Jörgensmann
  • Michel Portal
  • Harry Sparnaay
  • Henri Bok

Tipos de clarinetes


Fotografía de dos clarinetes modelo alemán: en si bemol (con boquilla y boquillera protectora) y en la (sin boquilla)
Existe toda una familia de clarinetes según el registro: Desde sopraninos afinados en mi bemol o fa, hasta octocontrabajos afinados en si bemol. Los más utilizados son:

  • el sopranino en mi bemol (también llamado requinto y pitu montañés en Cantabria),
  • soprano en do, si bemol (el más utilizado) y en la,
  • alto o contralto (en mi bemol),
  • bajo (en si bemol) y
  • contrabajo en si bemol.

Además hemos de agregar dos tipos de clarinetes muy utilizados durante el clasicismo musical (que son justamente los utilizados en la mayor parte de las obras de Mozart):

  • el clarinete di bassetto (afinado en la), y
  • el corno di bassetto (afinado en fa).

En los inicios, y debido a la dificultad del clarinete para interpretar en tonalidades con varias alteraciones, por su primitivo estado de evolución, era frecuente la utilización de tres clarinetes: do, si bemol y la, dependiendo de la tonalidad de la obra o movimiento. Aún hoy son habituales, fundamentalmente en el repertorio operístico y en la música contemporánea, si bien el Clarinete en Do hoy en día no tiene uso, pues frecuentemente se acostumbra al uso clarinete en Si bemol, y al clarinete en La en determinadas obras orquestales con tonalidades más allá de dos sostenidos (Re Mayor, La Mayor, Mi Mayor, etcétera).

Casi todos estos instrumentos son transpositores. La razón más plausible es que, tras la evolución del clarinete en los siglos XIX y principios del XX, al adquirir la capacidad para tocar en todas las tonalidades, el clarinete soprano en do (hoy en desuso) era demasiado estridente, por su gran contenido de armónicos agudos, por lo que se prefirió el clarinete en si bemol (el más empleado) y en la (con una sonoridad mucho más dulce y oscura que el clarinete en si bemol). Una vez fijado el soprano de la familia, los demás miembros se establecieron en relación a éste.

Repertorio


Desde la incorporación del clarinete a la orquesta en el siglo XVIII, muchos compositores han dedicado grandes páginas a este instrumento, tanto como solista de concierto como formando parte de diversas agrupaciones camerísticas. De estos autores hay que destacar a Mozart, que nos dejó entre otras obras un magnífico concierto y un quinteto, Claude Debussy, Carl Maria von Weber, Johannes Brahms, Ígor Stravinski o Luciano Berio.

Obras destacadas del repertorio



  • Concierto para clarinete K.V. 622 y Quinteto con clarinete (W. A. Mozart)
  • Serenata para trece instrumentos de viento KV361 "Gran Partita" (W. A. Mozart, que empleó en esta obra clarinetes y cornos di basseto).
  • Sinfonía No.6 op.68 en F mayor, 1er movimiento;Allegro ma non troppo (Ludwig van Beethoven)
  • Conciertos 1 y 2, Concertino para clarinete, Quinteto con clarinete, Tema y variaciones sobre un aria de Sylvana y "Grand duo Concertante para clarinete y piano" (Carl Maria von Weber)
  • Sonatas 1 y 2, Quinteto con clarinete y Trío para piano, clarinete y violonchelo (Johannes Brahms)
  • 2 piezas de concierto (en fa menor y en re menor) para clarinete, corno di bassetto y piano (Felix Mendelssohn)
  • Conciertos (Johann y Carl Stamitz)
  • Concierto, Concierto para dos clarinetes (Franz Krommer)
  • 4 conciertos (Louis Spohr)
  • Duo (Norbert Burgmüller)
  • 3 Fantasiestücke (Robert Schumann)
  • 3 Romanzen (Robert Schumann)
  • Sonata (Francis Poulenc)
  • Rapsodia para clarinete y piano (Claude Debussy)
  • Sonata (Camille Saint-Saëns)
  • Sonata y Duo Concertant (Darius Milhaud)
  • Solo de Concours (André Messager)
  • Solo de Concours (Henri Rabaud)
  • Concierto para clarinete (Aaron Copland)
  • Sonata (Leonard Bernstein)
  • Sonata (Paul Hindemith)
  • Cuatro piezas para clarinete y piano op.5 (Alban Berg)
  • Five Bagatelles y un concierto (Gerald Finzi)
  • Sonatina y 2 conciertos (Malcolm Arnold)
  • Sonatina (Joseph Horovitz)
  • 3 Miniature (Krzysztof Penderecki)
  • Dance Preludes (Witold Lutoslawski)
  • 3 piezas para clarinete solo (Ígor Stravinsky)
  • Adagio e Tarantella (Ernesto Cavallini)
  • Dialogue de l'ombre double para clarinete y electrónica (Pierre Boulez)
  • Fantasía y Concierto (Carl Nielsen)
  • Concierto para Clarinete (Saverio Mercadante)
  • Clarinet Concerto (Jean Françaix)
  • L'étincelle obtenue (La chispa obtenida) para clarinete solo (Juan María Solare)